Varias cuestiones nos plantean, los clientes la primera vez que contactan con nuestro despacho CARRILLO DETECTIVES PRIVADOS TIP 2599: ¿Cuales son nuestros honorarios? ¿podemos darles un precio cerrado?. Incluso que si de no haber resultados positivos, sobre las sospechas o dudas, de las pruebas que se buscan. Se dará un precio u otro, según el resultado final. Lo que sí puede estar seguro es que es un dinero bien invertido.

Lo primero que nos gustaría señalar, es que los honorarios. Dependerán del tipo de investigación y de las circunstancias de cada trabajo. No es lo mismo un dispositivo de vigilancia/ observación de un detective, en un trabajo de campo. Que se desarrolle prácticamente estático, en un lugar determinado. Que el que necesita para su buen desarrollo, dos detectives, con dos vehículos. Si que podemos señalar que la mayoría de nuestras investigaciones, las puede realizar un solo detective y con buenos resultados.

Los honorarios iran, como en casi todas las actividades profesionales a razón de las horas de trabajo necesarias, para conseguir el objetivo y acreditar bien las evidencias, para aportar al informe. El precio hora, el que marcan aproximadamente las asociaciones y colegios profesionales. Existe una falsa leyenda, que nos comentan en ocasiones los ciudadanos, de que los detectives somos caros, nada más lejos de la realidad.

El coste de cualquier trabajo de investigación, en la mayoría de los casos. Le repercutirá en un beneficio económico mucho mayor, de lo invertido. Señalemos de muestra algunos ejemplos. Investigación familiar, para demostrar la convivencia de tercero en vivienda familiar asignada, para uso y disfrute de la ex pareja con hijos. Coste de la investigación 1500 euros. Beneficio para nuestro cliente ,en este caso en concreto. Por haber una hipoteca compartida mitad del valor del inmueble, una vez venden. Después de ir a juicio y presentar nuestro informe. Queda constatada esa convivencia marital, habitual de tercero en el mismo. Hasta ese momento que realizamos nuestra investigación existía negativa por la parte investigada que vive en la vivienda con tercero, de realizar operación alguna.

Podriamos enumerar infinidad de ejemplos en el índole de familia. Pensiones alimenticias, modificaciones de medidas, extinción de pension compensatoria, etc.

Del mismo modo en el terreno laboral, recordamos un asunto de una empresa. La cual detectó que los números no salían y tenían faltante del producto que comercializaban. Había ciertas sospechas de algún empleado, incluso de uno de los socios de la sociedad en concreto. Planificamos una vez nos dieron la información de la que disponían (que no era mucha, a parte de los números negativos en el recuento de stok). Poniendonos de inmediato a trabajar, era urgente resolver el problema. La investigación finalmente tuvo resultado positivo, un trabajador cometía fraude con el producto que repartía, quedándose a diario con parte de la recaudación. Además de consumir alcohol y sustancias.

Esta investigación le costó a nuestro cliente 2500 euros. ¿Pero en cuanto le repercutió?, el descubrir lo que estaba sucediendo, con todo ese faltante de producto y de dinero. Además de poder despedir a ese empleado desleal, sin indemnización. También lo positivo de descubrir, con nuestro trabajo lo que sucedía, repercutiría un efecto de ejemplo, para el resto de compañeros. Después de la investigación, podían gestionar mejor el control de la empresa. Aprendiendo de los errores cometidos. En los temas laborales, son muchos los asuntos: Bajas fraudulentas, que en la mayoría de los casos se hacen investigaciones con coste de unos 1200 euros y se pueden llevar pruebas a sede judicial. Recuperando en creces el empleador lo invertido, en la investigación. Por terminar la relación laboral, con el empleado desleal y solucionar la lacra del absentismo laboral. Que tantos quebraderos de cabeza trae a las organizaciones.

En fin, podríamos enumerar muchos más ejemplos, en los cuales siempre es rentable contratar un detective privado. Para terminar y muy importante, recomendamos a los clientes que siempre se aseguren de que el detective tenga TIP (tarjeta de identificación profesional). Por otra parte, que pidan información si quieren en dos o tres despachos de detectives y comparen. La información que les dé el profesional, la resolución de como se podría planificar su asunto y por supuesto los honorarios y presupuesto aproximado del trabajo a realizar. Pero creanos los detectives no somos caros, ni baratos. Nuestro trabajo profesional tiene un precio. Desconfíe de precios demasiado bajos, por que en la mayoría de los casos. Es posible que los resultados finales no sean los más apropiados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *